La última víctima de la Inquisición

horcaIntenten responder a esta pregunta: ¿Cuándo creen que fue la última víctima de la Inquisición? Sí, estoy hablando de esa institución creada por los Reyes Católicos, en 1478, y que luchaba por mantener la religión católica en España. Pero volvamos a la pregunta ¿cuándo fue su última víctima?. Sigue leyendo

Y la capital es… Valencia

Algo que poca gente conoce es que la capital de la España republicana, desde el 6 de noviembre de 1936 hasta el 31 de octubre de 1937, estaba ubicada en Valencia, en tierras mediterráneas. Y fue el mismo presidente Francisco Largo Caballero quién la nombró, debido a que el gobierno republicano tuvo que trasladarse dejando Madrid, huyendo de los conflictos y buscando una seguridad.

mercantil

Al trasladar el gobierno a Valencia, también se trasladaron todas las instituciones, que se iban instalando en los diferentes palacios o casas de gente adinerada, que fueron previamente confiscadas. Así la presidencia se instaló en la actual sede de las Cortes Valencianas, el palacio de Benicarló, y la presidencia de la República en la Capitanía General.

La vida cultural y social de la ciudad cambió. Además, los nombres de algunas calles también cambiaron, por ejemplo, la avenida del Puerto pasó a ser avenida de Lenin o la plaza de Tetúan se convirtió en la plaza Roja.

Pero los enemigos cada vez estaban más cerca de Valencia, y el gobierno de la República se traslado a Barcelona. De esta forma, Valencia, dejó de ser la capital de España. Que fue una experiencia corta, pero, muy intensa para Valencia y sus habitantes.

Lluvia de codornices en Madrid

Allá por el 1907, en Madrid, el día 7 de septiembre se recordará por una espectacular tormenta, vale eso no es novedad, pero es que ese día llovieron ¡codornices!. No fue en toda la ciudad, tan sólo, en las inmediaciones del Palacio Real. Tampoco es nuevo, en Valencia ya se había dado en el año 1880 y en Bilbao, en 1906, también fueron espectadores de esta curiosa lluvia.

codorniz

Codorniz

El motivo es muy sencillo, las codornices son unas aves migratorias, de esas que cruzan medio mundo buscando el buen clima, sus viajes son en bandadas muy numerosas, en primavera y en otoño, y ya se sabe que el tiempo a principios de otoño en la zona del Mediterráneo de calmado tiene poco, debido a la famosa “gota fría”, que no es más que un choque de masas de aire: una frío y otra caliente, y debido al choque se crean grandes tormentas. Pues nada, parece ser que las pobres codornices que iban volando por esas zonas, se vieron envueltas en una potente corriente de aire, fueron arrastradas varios kilómetros, y cayeron cuando la corriente de aire, perdió fuerza. Dependiendo de la fuerza y de la trayectoria de la corriente llegaron a una ciudad o a otra ciudad.

¡Pobrecitas codornices!, ellas sólo estaban viajando buscando mejores temperaturas, y acabaron arrastradas. Además, seguro, segurísimo que acabaron en la olla de algún madrileño, o valenciano, o bilbaíno. Porqué la verdad, si te caen unas codornices “del cielo” no piensas en cocinar unas codornices en escabeche.