¡No tan rápido!

Cuando los automóviles llegaron a las calles de las ciudades, llegó la velocidad a nuestras vidas, y las leyes de las ciudades debían cambiar, hasta este momento, se podía caminar por donde fuese, no sabían que era eso de “mirar antes de cruzar”, las ciudades eran para los peatones, pero, ahora esto debía reorganizarse

Car

Automóvil de la época

¿cuál fue la solución que adoptaron?

Cambiamos horca por garrote vil

Un 28 de abril de 1832 se dejó de utilizar la horca por el garrote vil para aplicar la pena capital en España. Hasta este momento la horca era la que sirvió para llevar a cabo la pena de muerte a los condenados, un sistema rápido y fácil, que en 1832 se decidió cambiar por el garrote vil. La horca se consideraba excesivamente cruel, por el tiempo que se tardaba en morir, y por esto se instauró este instrumento.

Garrote

El garrote vil fue una máquina de tortura, estuvo vigente en nuestro país desde 1820 hasta 1995 ¿cómo funcionaba?

La “Ley Seca” que no fue seca

El 17 de enero de 1920 entró en vigor en Estados Unidos, una de las leyes más famosas del mundo, aunque no seamos ciudadanos norteamericanos, estoy hablando de la famosa Ley Seca. Esta ley decretaba la prohibición de la venta, importación, exportación, fabricación y transporte de toda clase de bebida que tuviera un 0,5 por ciento de alcohol, vamos ni beber una cerveza o una copita para brindar por el año nuevo. Y así llegó a EE.UU la famosa Ley Volstead… este era el nombre oficial de la Ley Seca.

we_want_beer

Como estaba prohibida la venta de bebidas alcohólicas, aparecieron en el mercado otro tipo de bebidas, como por ejemplo el zumo de uva (que era vino) o un zumo de fruta que en el envase ponía las siguientes instrucciones:

Atención: El contenido de este paquete no debe ponerse en una vasija de barro, mezclado con levadura y ocho litros de agua, porque entonces se obtendría una bebida alcohólica cuya fabricación está prohibida.”

No hay que decir que estos “zumos” se hicieron muy populares.

Pero la verdad, es que los tiempos de la Ley Seca, no fueron nada secos. Se continuó con la producción de bebidas alcohólicas, pero de una forma clandestina, lo cual llevó al auge del crimen organizado y el mercado negro y la aparición de bandas organizadas.

Si hablamos de crimen organizado y mercado negro en los tiempos de la Ley Seca, tenemos que hablar de Al Capone y de su banda, que ganó muchísimo dinero con la venta clandestina de alcohol. Gracias a las películas norteamericanas conocemos a este señor y todas sus fechorías. Por cierto, a Al Capone nunca pudieron juzgarle por el comercio ilegal o por la venta clandestina de alcohol, cuando fue juzgado, la causa fue evasión de impuesto.

cartel_ley_seca

Una curiosidad, los médicos estaban exentos de esta ley y recetaban alcohol para el tratamiento de enfermedades. Otros que estaban exentos eran los sacerdotes para realizar la misa, ellos podían beber vino sin problema. Por este motivo, el número de congregaciones, especialmente rabinos, aumentó, ya que tenían licencia para distribuir alcohol.

La realidad es que los políticos pensaban que era una buena ley y se vendió como un ley que cambiaría la sociedad estadounidense, una ley que velaba por los ciudadanos:

Esta noche, un minuto después de las doce, nacerá una nueva nación. El demonio de la bebida hace testamento. Se inicia una era de ideas claras y limpios modales. Los barrios bajos serán pronto cosa del pasado. Las cárceles y correccionales quedarán vacíos; los transformaremos en graneros y fábricas. Todos los hombres volverán a caminar erguidos, sonreirán todas las mujeres y reirán todos los niños. Se cerraron para siempre las puertas del infierno.”

Pero la realidad fue otra muy distinta, el consumo de alcohol aumentó, controlado por las mafias. El crimen organizado, también, aumentó. El número de presos en las cárceles se disparó y el gobierno gastaba grandes cantidades de dinero controlando la corrupción y el crimen. La sociedad norteamericana rechazaba esta ley, que nunca consiguió su objetivo.

Police_drink

Agentes de policía bebiendo

El 21 de marzo de 1933, el presidente Roosevelt legalizó la venta de cerveza que tuviera hasta un 3,2% de alcohol y la venta de vino. De este modo se derogaba la Ley Seca. Actualmente, está permitida la venta de alcohol a mayores de 21 año, pero existen varias leyes estatales o locales que lo regulan:

  • Las llamadas blue laws (cuya traducción literal es leyes azules), que protegen el descanso dominical, vamos que los domingos no se puede comprar alcohol.
  • Además, hay varios condados y ciudades, los condados secos y ciudades secas que prohíben la venta, pero no el consumo. De esta forma para comprar alcohol hay que viajar a otras ciudades.
  • Otro ejemplo, es la prohibición total de alcohol a los indios navajos o en Alaska, a los inuit (los esquimales). Llegando incluso a poder ser arrestados, si consumen alcohol. Esto es debido al grave problema de alcoholismo y suicidio en las zonas rurales.

Cuando el presidente Roosevelt, en 1933, terminó con la Ley Seca, comentó:

lo que ahora necesita nuestra nación es un buen trago”

ley_seca

Litros y litros de cerveza tirados a la alcantarilla

El descanso dominical

El séptimo día de la semana, el domingo, siempre ha sido ese día que no salimos de casa, nos levantamos tardes,  no se trabaja y puedes estar en casa tranquilamente viendo películas, leyendo o haciendo nada, pero esto ¿fue siempre así?, la respuesta es sencilla no, esto es así desde el año 1904 que se aprobó la Ley del descanso dominical.

descanso dominical

Publicado en El Imparcial (1904)

Busquemos los antecedentes de esta ley, en 1890, se crea una Comisión de Reformas Sociales, para estudiar las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera y hacer las reformas necesarias, es en este momento, cuando se presenta la primera Ley del descanso dominical. Esta ley que aprobaba no trabajar los domingos no fue aprobada hasta el 12 de diciembre de 1903, y entró en vigor el 11 de septiembre de 1904.

En el poder estaba el gobierno de Antonio Maura, y aunque parezca mentira fue toda una conquista social la aprobación de esta ley. En el gobierno había partidarios de esta ley como Pablo Iglesias; pero también había detractores, como la patronal, que veía que sus fábricas debían parar y encima pagar el salario de ese día no trabajado. Otros detractores de esta ley eran algunos trabajadores, aquellos que cobraban por hora trabajada, por tanto, un día sin trabajo suponía un día sin paga.

La Ley del descanso dominical no fue para todos igual tenían permitido trabajar los domingos las tabernas, las corridas de toros, los teatros, la minería y la siderurgia. En contra tenían prohibido trabajar los periódicos, los comercios, las barberías y los ministerios públicos.

BlancoyNegro

El aburrimiento escena publicada en la revista de la época “Blanco y Negro”

Y entonces llegó el aburrimiento. Estos días de descanso muchos trabajadores, acababan en las tabernas o tascas y muchas familias veían como se gastaban el dinero del salario. El partido socialista intentó que se prohibiera abrir las tabernas estos días, además, de suspender las corridas de toros que habían crecido en número de usuarios. Pero no lo consiguieron.

Testimonio de una ama de casa publicado en el diario El Imparcial, sobre la Ley del descanso dominical:

Mi marido es oficial de panadería y trabaja por su turno desde las siete de la tarde hasta las nueve de la mañana del día siguiente, claro que durante la noche tenía dos horas de descanso para comer y fumar; y cuando llegaba a casa, descansaba de sus fatigas. Saliendo por la tarde hacia su trabajo bien, atendido bien por mí y por mis hijos. No negaré a usted que siendo un oficio tan penoso, mi marido se bebía durante la noche, una botella de vino, pero fuera de su trabajo siempre estaba con nosotros y el domingo lo pasábamos juntos haciendo algún extraordinario.

Como ahora mi marido no trabaja los domingos, sale a las doce de la noche del sábado de la panadería, se reúne con sus amigos desde bien temprano y ya no le vemos por todo el día, gastándose lo que nos hace falta para vivir. Esto es lo que me ha traído a esta casa, llena de paz y gloria, la ley del descanso dominical.

Prohibido estudiar fuera

El 22 de noviembre de 1559, el rey Felipe II  publica una ley, en el idioma del historiador una pragmática,  en la que se prohíbe a los súbditos estudiar en el extranjero, concretamente, en las universidades extranjeras de Castilla, salvos las excepciones de la Corona de Aragón, Coimbra y alguna universidad de Italia, como eran Bolonia, Roma y Nápoles.

Portrait_of_Philip_II_of_Spain_by_Sofonisba_Anguissola

Felipe II

El problema era que mucha gente estaba saliendo al exterior para estudiar y las universidades españolas perdían alumnos y dinero. Además, parece ser, que Felipe II pensaba que los estudiantes que viajaban fuera estaban en contacto con otras naciones y se podían distraer del estudio.

Esta prohibición de Felipe II cortó el desarrollo intelectual, que tenia España hasta ese momento; se paralizó el desarrollo de las ideas humanistas y por tanto, Europa excluyó a España del progreso y el desarrollo.

Texto de la pragmática de Felipe II, con fecha 22 de noviembre de 1559:

Porque somos informados que, como quiera que en estos nuestros Reinos hay insignes Universidades y Estudios y Colegios donde se enseñan y aprenden y estudian todas artes y facultades y ciencias, en las cuales hay personas muy doctas y suficientes en todas ciencias que leen y enseñan las dichas facultades, todavía muchos de los nuestros súbditos y naturales, frailes, clérigos y legos, salen y van a estudiar y aprender a otras Universidades fuera de estos Reinos, de que ha resultado que en las Universidades y Estudios de ellas no hay el concurso y frecuencia de estudiantes que habría, y que las dichas Universidades van de cada día en gran disminución y quiebra; y otrosí, los dichos nuestros súbditos que salen fuera de estos Reinos, allende el trabajo, costas y peligros, con la comunicación de los extranjeros y otras Naciones, se distraen y divierten, y viven en otros inconvenientes; y que ansimesmo la cantidad de dineros que por esta causa se sacan y se expenden fuera de estos Reinos es grande, de que al bien público de este Reino se sigue daño y perjuicio notable”.